Archivo de la etiqueta: Onofroff

Onofroff- El fascinador

Sábado 24 de octubre. Coliseum. 21 horas.

Únicamente desde el escepticismo podemos valorar hechos como la hipnosis. Y ahí estaba yo ese sábado para dar buena cuenta de su realidad o no.

Antes de entrar no estaba reacia a subir. Al contrario. De hecho pensaba lo bien que me iría que alguien se metiera en mi mente y pudiera poner orden al batiburrillo de ideas que se golpean entre ellas ahí adentro.

Tras la explicación de lo que es la hipnosis y un poco su curriculum, procede a mandarnos un ejercicio para ver que personas somos más sugestivas que otras. Hice el ejercicio y me di cuenta que yo no estaba nada sugestionada. Los dedos no se me quedaron pegados ni de coña. Aún así, mis hermanos, al pedir que los que habían sentido la unión subieran al escenario, me animaron a que subiera. Y pensando lo absurdo de subir sin estar predispuesta me encaminé al escenario. Debo reconocer que pensé que sería descartada en cuanto Onofroff me mirara a los ojos y descubriera que había mentido.
El caso es que allí en el escenario debíamos haber unas 40 personas, inicialmente. Fila y media, exactamente. Y nos hizo hacer otro ejercicio, parecido al anterior. Ese momento iba a ser definitivo para ser descartada. Pero para nada. Ahí seguí hasta el siguiente ejercicio. Ese fue impresionante. Nos dice que nos pongamos en fila india y cerremos los ojos. Que sentiremos que nos cuesta mantenernos en pie. Y automáticamente mis piernas empiezan a doblarse, me cuesta mantenerme en pie horrores, sólo pido mentalmente que se acerque a mí y me deje descansar. Las piernas no me aguantan. Voy oyendo la voz que va agradeciendo y diciendo cosas a mis compañeros. Cuando llega a mi lo que siento es su olor, una mano en mi cabeza y automáticamente caigo desplomada en el suelo. Creo que me acompaña en el caer con su mano para no golpearme.

Ahí empieza la aventura de mi hipnosis. Del poder de la mente. De la suya y de la mía, por supuesto. De la capacidad que tenemos algunos de dejarnos llevar. De cómo se obra el milagro que unas manos y una voz sean capaces de quebrar nuestra voluntad y descubrirnos a nosotros mismos haciendo cosas que nunca imaginamos que haríamos, y menos en público. De esa manera hice el cromagnon, bailé una canción infantil, fui modelo de pasarela, bailarina de cancan en el moulin rouge….y otras muchas cosas que no contaré para no desvelar todo el espectáculo.

Si me preguntan si creo en la hipnosis ahora tengo que contestar que sí. Cómo sino podría justificar que mi cuerpo no sintiera ningún tipo de verguenza mientras me muevo en un escenario mientras cientos de personas me observan y se ríen de mí.

No lo dudéis ni un momento y acercaros a verle. Ir en grupo y que uno de vuestros compañeros o vosotros mismos suba al escenario. Recordad que sólo desde el escepticismo se puede creer…

onofroff 1
– Te lo digo en serio…me has dejado KO…

    • onofroff2
      – No era dueña de mi cuerpo…¿Cómo es posible?
      onofroff3
      – Hazme publicidad, cuéntalo….me interesa…
      onofroff4
      Ahora vamos a ponernos serios para la foto, hombre…
      onofroff 5, Coliseum

Este es el resultado final de un espectáculo que vale la pena PROTAGONIZAR.