Archivo de la etiqueta: Cuando el diablo piensa

Luis Pardo: ‘Cuando el diablo piensa’

Me habían hablado de los espectáculos de Luis Pardo como uno de los mejores espectáculos de mentalismo. Y aunque son temas que me atraen, hasta ayer no me decidí a ir a ninguno. Me habían insistido mucho en que este espectáculo en concreto hacía creer a casi cualquier escéptico. En mi caso no hacía falta convencerme, puesto que si hay algo que me sobre es fe. Fe como creencia. Y es que soy de las que necesito creer, casi tanto como necesito sentir. Creer en las personas, en su bondad…Creer en el amor y la fuerza que da…Creer en la familia como base y punto de partida… Creer en que hay algo más allá de la vida….

Así que con estas premisas y con las buenas recomendaciones de una de las personas que mejor consideradas tengo, me fui ayer a ver este espectáculo de Luis Pardo. Mi deseo era salir al escenario en la experiencia que consistía en ‘comunicarse’ con algún allegado que estuviera en el ‘Más Allá’. Así que cuando pidió voluntarios para ello, levanté mi mano y esperé. Pasó de largo y eso que estaba en primera fila… Igual fue por eso….  Pero cuando volvía al escenario, me miró, me señaló y me sacó….

Cinco personas con cinco péndulos. Cerramos los ojos e imaginamos que el péndulo se mueve recto. Yo estaba nerviosa, entre otras cosas porque lo de subir al escenario y saberte observado te tensa. Y pensé en el péndulo moverse…y cuál fue mi sorpresa cuando noto en los dedos que el péndulo se está moviendo… Y me siento afortunada. Fuimos dos los que nuestro péndulo se movía. Los otros tres abajo. Entre el chico y yo…Nos da una tarjeta donde debemos apuntar fuera nuestro nombre y dentro el nombre de la persona con quien queremos contactar y la pregunta que le haríamos. Nos da un sobre donde metemos la tarjeta, nos hace cerrar los ojos y volver a ver si el péndulo se mueve de nuevo…esta vez en círculos. El mío noto que se mueve con intensidad… y al abrir los ojos veo mis grandes círculos hacia la izquierda. Al compañero lo envía para abajo porque aunque se movía el péndulo lo hacía hacia la derecha y le dice que es un espíritu burlón.

Así que ahí me quedo a solas con él en el escenario. Sacan dos sillas y una mesa y me pregunta si quiero iniciar una sesión de espiritismo. Obviamente contesto que sí. Me sudan las manos. Aún conservo el sobre en ellas y me hace colocarlo entre dos pizarras que me hace firmar. Nos sentamos uno frente a otro y él coloca mis manos sobre las mías. Empieza el ritual. Y yo creyendo que es posible que ella se comunique conmigo desde el más allá a través de él. Estoy emocionada. Empieza… Es una presencia femenina… Sí….Se llama Francisca….sí……es tu abuela…..sí….. (resbalan lágrimas que no puedo controlar, inundada por la emoción…creo en él)…. era una mujer dulce y cariñosa (mi cara pasa a preguntarse de qué abuela está hablando) y añade que a pesar de eso cuando se enfadaba tenía un carácter fuerte, hasta el punto que la llamábamos la abuela cascarrabias…. (sonrío de nuevo emocionada y él debe suspirar aliviado…ha podido reconducir el momento….prosigue)… teníais una relación especial… (cara de poker mía)… veo una foto de tu abuela… (yo pienso en la foto que recientemente he enviado a mis primos por whats app)…de cuando ella era una niña…no es papel fotográfico, sino casi de cartón… (la foto más temprana de mi abuela era adulta con tres hijos adultos)… la familia dice que te pareces a ella en esa foto.. (flipa! La foto de mi abuela es ya de anciana. Ve que no da ni una y va por otro lado)…. veo también un objeto (espero expectante si hablará del remo de la foto que tengo en casa)…un anillo….(mi abuela era más de cadenita de oro y medallitas de santos y vírgenes)…que ella llevaba y que hubo un tiempo que pensábais que se había extraviado….y que ahora lo tiene tu madre… en una cajita metálica en un cajón…. (me apunto mentalmente preguntarle a mi madre si por casualidad tiene una cajita metálica) … tu abuela te peinaba y te hacía una coleta…. (no recuerdo que me peinara nunca…y mi madre me hacía dos coletas, no una)… ella llevaba siempre un moño..(mi abuela siempre tuvo el pelo corto)… y …. (ahora llega el golpe de efecto, preparados…yo no sabía qué hacer ante tanta cosa desacertada…)… hay un olor que te encantaba de casa de tu abuela (recuerdo a mi abuela cuando ya vivía en casa de los hijos)…ese olor, a veces, te parece olerlo en tu casa…. no lo imaginas, es real…es que tu abuela está ahí…Veo un cuadro..o una foto….no lo veo claro…. detrás del sofá…o al girar la cara desde el sofá…no lo veo bien…. ese marco está siempre torcido…tú lo colocas y al cabo de unos días vuelve a estar torcido…. es tu abuela que cuando te visita te deja esa señal… De hecho hoy, cuando vuelvas a casa, ese cuadro estará torcido (yo me acojono, si el puzzle enmarcado del guernika de 3000 piezas, anclado firmemente a la pared y que nunca se ha torcido, me lo encuentro en el sofá cuando llegue…flipo!)… Empieza a llorar sangre Luis Pardo e imagino que el final está próximo de esta ‘conexión’ desacertada… per falta el final… abre las dos pizarras y en una está escrita por dentro el nombre de mi abuela y en la otra la respuesta de mi abuela a mi pregunta: SIEMPRE. Me pregunta Luis Pardo qué le pregunté a mi abuela…¿has visto que estamos juntos (hace un par de meses que nos hemos reencontrado los primos) y te recordamos?…a lo que Luis Pardo dice que ella está siempre aquí….en realidad no presto mucha atención a la manera en que intenta salir airoso de mi pregunta con esa extraña respuesta. Mi fe se esfuma, siento que me han engañado… bajo del escenario sin esperar la luz de sala…. qué lástima…hay personas que confían en los que dicen tener poderes para hablar con los del más allá… y quizás los haya, lo que tengo claro es que Luis Pardo no dio ni una conmigo ayer.

Imagen

Anuncios