Archivo de la categoría: Otros eventos

Luis Pardo: ‘Cuando el diablo piensa’

Me habían hablado de los espectáculos de Luis Pardo como uno de los mejores espectáculos de mentalismo. Y aunque son temas que me atraen, hasta ayer no me decidí a ir a ninguno. Me habían insistido mucho en que este espectáculo en concreto hacía creer a casi cualquier escéptico. En mi caso no hacía falta convencerme, puesto que si hay algo que me sobre es fe. Fe como creencia. Y es que soy de las que necesito creer, casi tanto como necesito sentir. Creer en las personas, en su bondad…Creer en el amor y la fuerza que da…Creer en la familia como base y punto de partida… Creer en que hay algo más allá de la vida….

Así que con estas premisas y con las buenas recomendaciones de una de las personas que mejor consideradas tengo, me fui ayer a ver este espectáculo de Luis Pardo. Mi deseo era salir al escenario en la experiencia que consistía en ‘comunicarse’ con algún allegado que estuviera en el ‘Más Allá’. Así que cuando pidió voluntarios para ello, levanté mi mano y esperé. Pasó de largo y eso que estaba en primera fila… Igual fue por eso….  Pero cuando volvía al escenario, me miró, me señaló y me sacó….

Cinco personas con cinco péndulos. Cerramos los ojos e imaginamos que el péndulo se mueve recto. Yo estaba nerviosa, entre otras cosas porque lo de subir al escenario y saberte observado te tensa. Y pensé en el péndulo moverse…y cuál fue mi sorpresa cuando noto en los dedos que el péndulo se está moviendo… Y me siento afortunada. Fuimos dos los que nuestro péndulo se movía. Los otros tres abajo. Entre el chico y yo…Nos da una tarjeta donde debemos apuntar fuera nuestro nombre y dentro el nombre de la persona con quien queremos contactar y la pregunta que le haríamos. Nos da un sobre donde metemos la tarjeta, nos hace cerrar los ojos y volver a ver si el péndulo se mueve de nuevo…esta vez en círculos. El mío noto que se mueve con intensidad… y al abrir los ojos veo mis grandes círculos hacia la izquierda. Al compañero lo envía para abajo porque aunque se movía el péndulo lo hacía hacia la derecha y le dice que es un espíritu burlón.

Así que ahí me quedo a solas con él en el escenario. Sacan dos sillas y una mesa y me pregunta si quiero iniciar una sesión de espiritismo. Obviamente contesto que sí. Me sudan las manos. Aún conservo el sobre en ellas y me hace colocarlo entre dos pizarras que me hace firmar. Nos sentamos uno frente a otro y él coloca mis manos sobre las mías. Empieza el ritual. Y yo creyendo que es posible que ella se comunique conmigo desde el más allá a través de él. Estoy emocionada. Empieza… Es una presencia femenina… Sí….Se llama Francisca….sí……es tu abuela…..sí….. (resbalan lágrimas que no puedo controlar, inundada por la emoción…creo en él)…. era una mujer dulce y cariñosa (mi cara pasa a preguntarse de qué abuela está hablando) y añade que a pesar de eso cuando se enfadaba tenía un carácter fuerte, hasta el punto que la llamábamos la abuela cascarrabias…. (sonrío de nuevo emocionada y él debe suspirar aliviado…ha podido reconducir el momento….prosigue)… teníais una relación especial… (cara de poker mía)… veo una foto de tu abuela… (yo pienso en la foto que recientemente he enviado a mis primos por whats app)…de cuando ella era una niña…no es papel fotográfico, sino casi de cartón… (la foto más temprana de mi abuela era adulta con tres hijos adultos)… la familia dice que te pareces a ella en esa foto.. (flipa! La foto de mi abuela es ya de anciana. Ve que no da ni una y va por otro lado)…. veo también un objeto (espero expectante si hablará del remo de la foto que tengo en casa)…un anillo….(mi abuela era más de cadenita de oro y medallitas de santos y vírgenes)…que ella llevaba y que hubo un tiempo que pensábais que se había extraviado….y que ahora lo tiene tu madre… en una cajita metálica en un cajón…. (me apunto mentalmente preguntarle a mi madre si por casualidad tiene una cajita metálica) … tu abuela te peinaba y te hacía una coleta…. (no recuerdo que me peinara nunca…y mi madre me hacía dos coletas, no una)… ella llevaba siempre un moño..(mi abuela siempre tuvo el pelo corto)… y …. (ahora llega el golpe de efecto, preparados…yo no sabía qué hacer ante tanta cosa desacertada…)… hay un olor que te encantaba de casa de tu abuela (recuerdo a mi abuela cuando ya vivía en casa de los hijos)…ese olor, a veces, te parece olerlo en tu casa…. no lo imaginas, es real…es que tu abuela está ahí…Veo un cuadro..o una foto….no lo veo claro…. detrás del sofá…o al girar la cara desde el sofá…no lo veo bien…. ese marco está siempre torcido…tú lo colocas y al cabo de unos días vuelve a estar torcido…. es tu abuela que cuando te visita te deja esa señal… De hecho hoy, cuando vuelvas a casa, ese cuadro estará torcido (yo me acojono, si el puzzle enmarcado del guernika de 3000 piezas, anclado firmemente a la pared y que nunca se ha torcido, me lo encuentro en el sofá cuando llegue…flipo!)… Empieza a llorar sangre Luis Pardo e imagino que el final está próximo de esta ‘conexión’ desacertada… per falta el final… abre las dos pizarras y en una está escrita por dentro el nombre de mi abuela y en la otra la respuesta de mi abuela a mi pregunta: SIEMPRE. Me pregunta Luis Pardo qué le pregunté a mi abuela…¿has visto que estamos juntos (hace un par de meses que nos hemos reencontrado los primos) y te recordamos?…a lo que Luis Pardo dice que ella está siempre aquí….en realidad no presto mucha atención a la manera en que intenta salir airoso de mi pregunta con esa extraña respuesta. Mi fe se esfuma, siento que me han engañado… bajo del escenario sin esperar la luz de sala…. qué lástima…hay personas que confían en los que dicen tener poderes para hablar con los del más allá… y quizás los haya, lo que tengo claro es que Luis Pardo no dio ni una conmigo ayer.

Imagen

‘De Marsé a Merè’ Ruta literaria

El sábado durante casi tres horas tuve la oportunidad de participar en una actividad gratuita del todo recomendable.  Una ruta literaria  que nos llevó de la mano de la obra de Juan Marsé a la de Mercè Rodoreda. Del Carmel, donde se encuentra la biblioteca que lleva el nombre de Marsé, al Guinardó, donde se encuentra la biblioteca que lleva el nombre de Mercè.

Siete puntos para parar y una sorpresa agradable en cada uno de ellos. Acompañados por dos actores que contextualizaban cada parada, con actuaciones especiales en tres de esos puntos, con presentes… Impresionante.

Punto 1: Salida de la biblioteca Juan Marsé. La única biblioteca del barrio construida gracias a la insistencia vecinal, y que fue inaugurada en 2003. El Carmel ha sido el escenario de varias de las obras de Juan Marsé.

Punto 2: Jardines de Juan Ponce, llamados así en memoria de un vecinoi del barrio que hizo mucho por éste. Justo frente al Bar Delicias, donde el protagonista masculino (Manolo, el pijoaparte) de ‘Ultimas tardes con Teresa’ pasaba las tardes jugando a las cartas. Aquí nos hicieron una pequeña interpretación.

Punto 3: Puente Mühlberg. Lleva este nombre por la batalla en la ciudad de Mühlberg de 1547. Los opositores de Carlos V se unieron en la Liga de Esmalcalda. En Mühlberg desmoronaron un puente, pensando que así estarían a salvo de las tropas de Carlos V. Pero a pesar del gran río que les separaba, los españoles llegaron a nado y vencieron a la Liga.

Allí un grupo de 8 jóvenes nos deleitaron con un baile flamenco que cada pocos segundos intercalaban con hip hop.

Punto 4:

‘El lago de los cisnes sobre hielo’

Anoche fui a ver este espectáculo. El Barcelona Teatre Musical, al que fui ayer por primera vez, se encuentra en la falda de Montjuic y por encima del Caixa Fórum. El recinto tiene dos partes diferenciadas para el público. La de pista, desde gradas, parecía confortable, con sillas acolchadas y altas. La de gradas era de la época de María Castaña, con asientos de plástico rígido cuyo respaldo acaba en el filo de los homóplatos y que se clavan sí o sí. El hall parece moderno, con dos bares, uno en cada lateral. De los bares escribiré más adelante.

En cuanto al espectáculo… 24 patinadores en total. Música de Tchaikovsky cuyo sonido era nítido. El espectáculo va a comenzar….

Una hora de piezas de Tchaikovsky coreografiadas sobre hielo. Veinte minutos (que fueron 30) de pausa. otra hora de patinaje. Final apoteósico.

Os adjunto un video para que veais el nivel.

Desde mi incómodo asiento, no podía por menos que agradecer la oportunidad de estar ahí. Tener la fortuna de vivir en una ciudad como Barcelona, donde podemos acceder sin demasiado problema a cualquier tipo de espectáculos. Pertenecer al TRESC y así poder tener información y descuentos para los mismos. Y por supuesto aprovechar todo ello e ir.

Al margen de este espectáculo, quería comentar el espectáculo paralelo al que pude acceder. En la media parte aproveché para ir al baño. Como siempre, en el de mujeres, había cola. Desde la altura del primer piso podía ver el bar de la planta baja. Antes de entrar me había acercado con la intención de tomar algo y puesto que no había ningún precio ni tarifa, le pregunté a la camarera los precios. Ella me mostró una carta de precios que tenían inaccesible al público. Bebidas a 4,5€ (botella de coca-cola o caña de cerveza), patatas chips a 4€…y dejé de mirar. Pues bien, las caras de sorpresa de las personas que sin preguntar precios contemplaban atónitas el cambio que les tendían los camareros. Camareros que en más de una ocasión tuvieron que imprimir tiquets y explicarlos.

Respecto a ésto, dos apuntes. Uno, que me parece excesivo los precios que mantienen en determinados locales a pesar de la crisis y que las personas que acceden al recinto ya han hecho una inversión considerable para ver el espectáculo. Dos, no dejará de sorprenderme que las personas antes de saber lo que cuestan las cosas, las pidan. Porque además si les da verguenza preguntar el precio…más verguenza les debe dar luego decir que no les interesa y devolverlo por caro.

Y retomando…ESPECTÁCULO ALTAMENTE RECOMENDADO PARA AQUELLOS QUE DISFRUTEN LA MÚSICA CLÁSICA, LA BELLEZA DEL MOVIMIENTO, EL PATINAJE Y LA DANZA.

‘La metgessa de barcelona’

El sábado asistí a la ruta literaria que ofertaba el TresC. En esta ocasión de la mano de David Martí, autor de ‘La metgessa de Barcelona’.

David Martí ha resultado un guía entusiasta, sonriente, enérgico. Ha empezado explicándonos cómo pasó de ser un ejecutivo de traje y corbata con ataques de ansiedad, a un escritor feliz. Y de todo ello podemos saber más en su obra ‘La (r)evolución interior’. A partir de aquí empieza este delicioso paseo que parte de la plaza de Santa María del Mar, recorriendo lugares tan emblemáticos de Barcelona como el Fossar de les Moreres, la plaça de Sant Felip Neri, el Mont Táber, el passeig del Born, la catedral y sus alrededores, parando en la calle del call, donde tuvimos ocasión de escuchar a Carme, trabajadora de la sinagoga mayor.

Hice fotos para no olvidar las calles por las que pasamos, tomé notas para recordar detalles de esas historias….y todo eso disfrutando de un día primaveral. Así, la próxima vez que alguien venga a Barcelona podré aportarle algún dato más…de esos que no salen en ninguna guía, y que sólo un amante de la historia, puede transmitir.

NAJAT EL HACHMI- Xerrada

Ayer tuve la oportunidad de asistir a la charla que Najat El Hachmi hacía en la biblioteca de mi barrio. Najat, autora de ‘Jo també sóc catalana’ ‘L’últim patriarca’ y ‘La caçadora de cossos’, nació en Nador en 1979 y vino a España con ocho años. Se nos presenta como rifeña y catalana. Habla un catalán fluido y natural. La imaginaba muy menuda y es una mujer alta, además embarazada de casi 8 meses, con lo cual al verla no me cuadra con la imagen que me había hecho.

Gracias a ‘El último patriarca’ ganó el premio Ramon Llull en 2008. Eso le llevó a la fama como escritora, traduciendo el libro a 10 idiomas. Nos explicaba ayer que sus obras van de lo más general a lo más individual. ‘Jo també sóc catalana’ es una visión global y genérica de una sociedad catalana de origen marroquí. En ‘L’últim patriarca’ habla de una familia concreta marroquí cuyo patriarcado es descrito sin dramatismo. Y finalmente en ‘La caçadora de cossos’ habla de una mujer, narrado en primera persona, y de lo más íntimo que tiene esa mujer: su sexualidad.

‘La caçadora de cossos’ me lo compré en el mercat de Sant Antoni un domingo de julio por sólo 10€. Estaba nuevo. En ‘Els tres tombs’ paramos a hacer una cerveza mientras mirábamos nuestras nuevas adquisiciones. Al azar leí un fragmento y mi columna se tensó. SU lectura posterior me decepcionó. Imaginé no sólo la descripción real de encuentros sexuales y lo que implican en su protagonista, sino que deduje alguna escena con toques de erotismo. Y no. En el libro no hallaréis ni erotismo, ni pornografía…sólo una historia de encuentros sexuales, de cómo voluntariamente nos sometemos a un sexo que no nos satisface, de cómo evolucionamos hasta conocernos en lo más íntimo….

Un placer haberme escapado ayer para escucharla. Un día el de ayer que tuvo sus más y sus menos, momentos en los que tuve que hacer un esfuerzo para sonreir…